Boston buscará acabar en 4 juegos

RACE INMOBILIARIA

Boston buscará acabar en 4 juegos

ST PETERSBURG, Florida -- El primer jonrón del venezolano José Lobatón en octubre impidió a Boston completar su sexta barrida de postemporada, pero no cambió la forma en que los Medias Rojas seguirán enfrentando a los Rays de Tampa Bay en su Serie Divisional de la Liga Americana.

 

Lobatón, un novato-veterano que viene de agotar más de 200 turnos en una temporada por primera vez en su carrera de cuatro años, desapareció un lanzamiento del japonés Koji Uehara en el cierre de la novena entrada para darle a los Rays un triunfo 5-4 frente a una asistencia de 33,675 en el Tropicana Field.

 

Para Lobatón fue su tercer batazo ganador del año, mientras que para los Medias Rojas fue la décima vez que queda tendido en el terreno en playoffs y la cuarta por medio de un jonrón del rival.

 

Boston domina 2-1 la serie al mejor de cinco. El cuarto partido se jugará el martes a las 8:37 pm. Jake Peavy (4-1, 4.04) enfrentará a Jeremy Hellickson (12-10, 5.17).

 

El del lunes fue el cuarto partido consecutivo que gana Tampa Bay enfrentando la eliminación en los últimos ocho días. La tropa de Joe Maddon necesitó ganar el último encuentro de la serie regular en Toronto, luego un desempate por la plaza final a los playoffs en Texas y el choque de comodines en Cleveland, antes de caer viernes y sábado en Fenway Park en el inicio de esta serie.

 

"Ellos han hecho un librito de como ganar partidos de vida o muerte, hay que respetar a esos muchachos", dijo David Ortiz, el bateador designado de los Medias Rojas. "No llegaron aquí por casualidad, lo sabíamos desde el principio y nunca nos hemos sentido superiores ni nada por el estilo", agregó "Big Papi", quien bateó de 1-1 con carrera impulsada y recibió tres boletos.

 

"Es una especie de actitud de no tener nada que perder y solamente salir a ver que pasa. Es la forma en que hemos visto por años a los Rays. Como dije antes de que arrancara la serie, tenemos un tremendo respeto por ellos", dijo John Farrell, el manager de Boston.

 

Boston, que lideró la Liga Americana con 97 victorias, ganó la División Este por 5.5 juegos sobre Tampa Bay (92 ganados) y dominó la serie particular (12-7) entre ellos primera vez desde el 2007. Pero la única ocasión en que Tampa accedió a la Serie Mundial, en el 2008, fue derrotando a Boston en siete partidos en la Serie de Campeonato del joven circuito.

 

Tampa Bay, que durante la serie regular tuvo 13 victorias en las que dejó al rival en el terreno, un récord para la franquicia, consiguió su segundo triunfo de ese tipo en postemporada. El anterior también fue contra Boston, en el segundo juego de la Serie de Campeonato, el 11 de octubre del 2008.

 

Este año los dos equipos se han enfrentado 22 veces, sin incluir seis cotejos de exhibición en la primavera, la segunda mayor cantidad, detrás de las 25 del 2008.

 

"Mañana estaremos aquí listos para jugar un partido a las 8:30. Nuestros muchachos tienen una fuerte habilidad para dejar esto atrás", dijo Farrell.

 

"Llegamos a la serie sabiendo que sería una pelea muy dura. Ellos jugaron bien esta noche. Dejamos muchos corredores en bases, igual que ellos. Pero mañana estaremos listos para jugar, seguro", agregó el capataz.

 

Los jonrones del antesalista Evan Longoria, quien cumplió 28 años el lunes, y de Lobatón, evitaron la derrota para el abridor Alex Cobb y quitaron presión al cerrador Fernando Rodney, quien fracasó en salvar en la primera del noveno.

 

Cobb no perdió en 13 salidas en Tropicana Field en el 2013, terminando con marca de 7-0 y efectividad de 2.81. Su última derrota en casa ocurrió el 12 de septiembre del 2012 contra Boston. Su racha de 14 aperturas sin perder es la segunda mejor en la historia de los Rays, solamente detrás de una de 16 de Jeff Niemann entre 2009-10.

 

"Fue un juego emocionante, un juego bien jugado", dijo Farrell. "Ellos consiguieron algunos huecos, pero en sentido general me siento bien con el partido que jugamos", apuntó.

 

El martes se espera una asistencia parecida o mejor a la del lunes. En los últimos seis años, Tampa Bay tiene récord de 55-24 cuando juegan con más de 30,000 fanáticos en su casa.

 

"Los juegos hay que jugarlos, nadie gana en una computadora", dijo Ortiz.